El pacto político, prácticamente inviable