Aunque el precio es barato, los diputados no beben 'cubatas' en el Congreso