Marta Nebot, testigo de los disturbios en Bilbao durante la Cumbre Económica Mundial