Salvar la democracia, ganar las elecciones... los propósitos de los políticos