La economía sumergida, única salida para algunos ciudadanos