En Llivia se sienten abandonados por España