La Línea y Gibraltar, infierno y paraíso a un metro