El otro punto de vista: los más pequeños sacan punta a la política