El presidente de la asociación de vecinos del príncipe asegura que en el barrio no hay control de ningún tipo