Revilla, ¿próximo presidente de consenso?