Los secretos de '¡Mira quién salta!', por Miguel Rabaneda