La CEMRI manda una nota quejándose de la convivencia en ciudades entre patinetes y bicicletas y personas con discapacidad