A. Díez está encerrado en su habitación y no responde al teléfono, según Cortázar