Doña Cayetana, monárquica de los pies a la cabeza