La Duquesa de Alba, una aristócrata hippy