Las evidencias contra Paco Sanz: ni un solo euro invertido en gastos médicos