Excéntrica, extravagante o iridiscente: así define la prensa europea a la Duquesa