Los padres y amigos del secuestrador de las niñas están escondidos y no saben "qué le pudo pasar por la cabeza"