Los hijos de la duquesa de Alba pactaron permanecer unidos tras la muerte de su madre