La familia de la duquesa de Alba, destrozada