Amalia García, desesperada ante el desahucio