Carlos, a punto de perder su casa por avalar a un amigo