El IVIMA tiene miles de casas cerradas en Madrid