Emilia, a punto de entrar en prisión por comprar pañales y comida con una tarjeta que encontró