La familia de Sonia, una niña enferma, no puede pagar las tasas del recurso al Supremo