Las familias españolas reciben 24 euros por hijo, la ayuda por hijo más baja de Europa