Francisco y su familia han montado una tienda de campaña por si la comisión viene de noche