Gemelos y mellizos, objetivos del robo de bebés