Juan Pedro y Rocío sobreviven gracias a la solidaridad