El juez denegó hacer la prueba de ADN del agresor de María y quedó en libertad