La ley de segunda oportunidad, la única oportunidad para Esmeralda y Urbano