Mari Carmen y sus cuatros hijos viven sin calefacción ni agua caliente