La hija de María podría tratarse con un transplante de médula pero les queda muy poco tiempo