Miguel Ángel y su familia, a punto de vivir en una tienda de campaña