Nuria tiene un cáncer terminal y ha pedido ver a su hija antes de morir