Paco y Rocío, obligados a vivir en la calle por la crisis