Pilar sobrevive al invierno sin calefacción