Los piquetes del servicio de limpieza de Madrid han quemado su único medio de vida