Ramiro, a punto de entrar en prisión pese a sus discapacidades