Sara y Miguel sobreviven gracias a la ayuda de sus vecinos