Severina: "Ellos no habían roto"