Teo ha dejado de tomarse el tratamiento contra el cáncer para que sus hijos puedan comer