Así es el sótano de Callosa donde se cometió la presunta agresión sexual