Unos agentes de policía que se preparaban en un aula de Valdeluz desconocían los abusos