Alexander, el amigo Morate salió de permiso el día del crimen y fue directo a su casa