Alguien recogió el móvil de Marina del lugar donde lo tiró Morate y lo llevó a Marruecos