Los padres de José Bretón están pasando un calvario, según sus amigos