Artur Segarra, sonriente antes de comparecer ante el juez en Tailandia