El asesino de Caravaca de la Cruz estaba esperando a sus víctimas en su casa