El asesino de Denise colocaba flechas falsas en el Camino para desviar peregrinos